Desplazamiento forzoso de las comunidades indígenas

En los últimos días los medios locales han reportado denuncias por parte de los pueblos indígenas colombianos, los cuales siguen siendo víctimas del conflicto armado incluyendo el reclutamiento de menores, la extracción minera, el narcotráfico e intereses económicos de los grandes empresarios, viéndose obligados a dejar sus territorios producto del desplazamiento forzado; esto afecta alrededor de 4.000 indígenas en el periodo comprendido entre enero y marzo del año 2021.

Esta es una situación que deja en serio estado de vulnerabilidad a estas comunidades, ya que han perdido tierras con alto grado de productividad; a causa de esto su sistema socioeconómico se ha visto afectado a tal punto de dejarlos en condiciones precarias padeciendo hambre, expuestos a enfermedades, sin oportunidad de atención en salud y en muchos casos cobrando la vida de miles de indígenas que han caído en medio del fuego cruzado. Sin embargo, en el último año la emergencia sanitaria causada por el covid-19 ha dificultado aún más su situación limitando sus actividades económicas, culturales, sociales y que usando esto como excusa, los grupos armados al margen de la ley han obligado a estas comunidades a mantener un confinamiento estricto para mantener sus vidas “a salvo” evitando su desplazamiento mientras estos realizan sus actividades ilícitas.

Actualmente, algunos de los territorios más afectados son el departamento de Nariño y Chocó según un informe de la ONIC (Observatorio de Derechos Humanos de la Organización Nacional Indígena de Colombia); no obstante, a lo largo del territorio nacional hay muchas comunidades afectadas por esta situación, pero algunos casos no se reportan en la unidad de victimas por falta de traductores que comuniquen sus declaraciones, la carencia de ayuda humanitaria y abandono por parte de los entes gubernamentales.

A menudo el desplazamiento va más allá de la pérdida del territorio; muchas veces por miedo o como medida de autoprotección, evitan usar su lengua nativa fuera de su territorio; por la discriminación en los entornos urbanos, sus tradiciones culturales, costumbres y rituales empiezan a desaparecer y deteriorarse llegando al punto de la extinción.

En conclusión, la manera de apoyar estas comunidades debe estar alineada a la conservación y respeto hacia su cultura, costumbres y tradiciones ancestrales; valorando su trabajo artesanal el cual no significa solo un apoyo económico, sino también, compartir y expresar sus conocimientos de generación en generación con el fin de atesorar su esencia como pueblo indigena.

Fuente: FILAC- Fondo Para El Desarrollo De Los Pueblos Indígenas América Latina y El Caribe, 2021,Onic Denuncia Que En Lo Corrido De 2021 Se Han Violado Los Derechos De Más De 3.600 Indígenas. , Agencia De La Onu Para Los Refugiados ACNUR-2017  

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados